Pinchote, Santander: tierra cafetera que sabe a historia y aventura

Actualizado: 7 de abr de 2021



A solo 15 minutos de San Gil se encuentra este maravilloso destino que transporta hacia un pasado histórico y deleita con gastronomía típica a sus visitantes.


La magia de Santander se refleja en el misterio de este pueblo que se viste de colores cálidos con casas de paredes blancas, puertas y ventanas de color madera, tejados ancestrales y las casonas que no pueden faltar para completar el panorama.


Pinchote recibe a sus turistas, en medio de montes y amplios cauces con riberas altas para admirar su arquitectura colonial.


Prepárese desde aquí para empezar la aventura con un agradable clima que promete acompañar la travesía hacia diferentes deportes de aventura como caminatas, cable vuelo, rappel, torrentismo y mucho más.


Cuna de Antonia Santos

Este hermoso pueblo tiene una digna historia entre sus calles. Lugar donde fue bautizada Antonia Santos Plata, una de las mujeres más representativas en la historia de la Independencia de Colombia.


Aquí se encuentra el museo de esta prócer desde hace más de 200 años, que vale la pena conocer, pues aún se conserva tan original como cuando era habitado por la familia Santos Plata.


Allí, Marta Cristancho, hoy administradora de la casona ofrece una guía turística y cultural mientras personifica con orgullo a nuestra heroína de la campaña libertadora con el único fin de mantener vivo su legado ¡Conózcala! Es toda una hazaña hacer parte de esta historia.


¿Qué probar?

El masato y la chicha son las bebidas típicas de los pinchotanos. Se dice que quien llegue a este municipio debe darse un trago antes que nada para entrar en sintonía con la carga histórica y aventurera.


Surcos cafeteros y platanales hacen parte del panorama y son también los productos locales por excelencia, así que prepárese para saborear un buen plato local acompañado de estos sabores. El caldo de costilla con arepa amarilla y el mute santandereano harán que regrese pronto.


¿A dónde ir?

Parroquia San Antonio Padua, templo santandereano atractivo por sus años de historia y su arquitectura característica en piedra caliza amarilla. Su altar dorado está tallado en madera y forrado en laminilla de oro. El techo fue construido con troncos



Miradores, encuentra varios detrás de la iglesia y en el reconocido Restaurante Monserrat, desde allí se observar desde lo alto las imponentes maravillas de Pinchote



Quebrada La Laja